ESCUCHAR: 06 ABR 2018. Cadena SER, La Firma: A7

Videoclip: “Highway to Hell”, AC/DC

La inversión en una ciudad sin planificación es condenar a las infraestructuras al fracaso antes de que comiencen a desarrollarse.

El soterramiento de San Pedro Alcántara es uno de los exponentes de este desarrollismo sin planificar. Apenas 6 años después de su inauguración, la ministra Ana Pastor cortó la cinta en junio de 2012, ya se ha mostrado a todas luces insuficiente y las retenciones son el pan nuestro de cada día en horas punta en temporada baja y a todas horas en temporada alta.

Y el problema no es la infraestructura en sí, que tiene su lógica viaria, entendiendo incomprensible que una vía rápida atravesara el centro urbano de una ciudad, sino la falta de planificación en sus accesos, salidas, entradas, alternativas, carriles, convirtiendo a San Pedro en el cuello de botella que cientos de conductores y conductoras padecen día a día.

Y pongo este ejemplo, porque los proyectos en torno a la A7 parecen conducirse hacia el mismo destino. Fomento anunciaba mejoras para 2,2 kilómetros de esta red de carreteras por las que circulan cerca de 70.000 vehículos diariamente con picos de 100.000 en temporada alta. Se van a expropiar una serie de terrenos entre Río Real y Elviria para incluir un carril de aceleración y desaceleración, 50 metros de pantallas acústicas y mejorar tres puntos de acceso. Nada que objetar. Pero el proyecto se queda muy corto. No contempla que en ese tramo de carretera se espera un desarrollo de infraestructuras que va a aumentar exponencialmente el volumen del tráfico. El nuevo instituto, la nueva Ciudad de la Justicia y la ampliación del hospital Costa del Sol, beben de las mismas vías. Y no hay alternativa a la hipersaturada A7.

La expansión del término municipal hacia ese punto transformará, de facto ya lo es, esa zona en residencial, en una zona netamente urbana, para la que no se está previendo en ese proyecto de Fomento alternativas al paso de peatones, posibilidad de desarrollar movilidad sostenible, pantallas acústicas en el entorno de esos futuros nuevos complejos, accesos norte sur y pasarelas para los viandantes, condenando a los vecinos y usuarios a utilizar esa vía rápida, la A7 ya tremendamente transitada, aún más.

La falta de planificación, del desarrollo de un Plan Estratégico hace que estas mejoras en la A7, esa inversión de 4 millones de euros, nazca ya muerta. Ya lo hemos vivido con el Soterramiento de San Pedro, ¿por qué repetir de nuevo tamaña equivocación?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>