29 SEP 2017. Cadena SER, La Firma:Petricor

AUDIO: Cadena SER, La Firma: Petricor

VÍDEO: “Dios de la lluvia”, El Último de la Fila

Petricor. Hermosa palabra. Petricor

Se llama petricor al aroma que produce la lluvia cuando cae sobre la tierra seca. Una palabra cuyo origen, etimología, se remonta al griego y se traduce de manera literal como piedra con componente etéreo, volátil. Petricor. La mitología da un paso más allá porque dice que la terminación icor que cierra la palabra hace referencia a la esencia que recorre las venas de los dioses en lugar de la sangre. Una cosa seria. Petricor.

A los mundanos, este perfume de la lluvia sobre la tierra seca nos trae recuerdos de añoranzas, libera en nosotros una pasión casi infantil por la memoria, por lo inaprensible. A mí me llena las ideas de nostalgias y de melancolías, y hago acopio de este olor en cuanto intuyo que aparece. Porque el petricor es breve, dura lo que tarda en mojarse la tierra, después se disipa y desaparece. Este semana, en Marbella, en la provincia de Málaga, hacíamos ese perfume nuestro durante unas horas.

Pero el petricor tiene un reverso, un reverso oscuro y peligroso. Si aparece es porque la tierra está seca, porque el agua, la lluvia, no ha mantenido contacto con ella en un largo periodo de tiempo. De la tierra de donde provengo, un norte rocoso, la lluvia es un modo de vida, una forma de estar, de ser, de organizarse. Los campos verdes exhudan humedad. Sin embargo, para esta tierra sureña en la que vivo, el agua, la lluvia, su presencia o su ausencia, pueden resultar fatales para el campo, para los cultivos, y el petricor, el perfume de la lluvia sobre la tierra seca se transforma más en sortilegio que en melancolía, en promesa de futuro.

La consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, anunciaba hace unos días que las Cuencas Mediterráneas, en su conjunto, se encuentran al 36,90% de su capacidad. Y que la situación de las comarcas malagueñas del Guadalhorce y de la Axarquía comienza a ser preocupante. Incluso, la Costa del Sol Occidental se halla en situación de prealerta.

Ahora miro el cielo, espero que se pinte de gris, que se abra, con solemnidad, pero con mesura, sin la torrencialidad que provoca tanto temor. Y disfruto así, también, por un momento del petricor, del perfume de la lluvia sobre la tierra seca. Petricor, conjuro y magia.

 

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>