IMG_20160804_064731IMG_20160804_065127

17 NOV 2017. Cadena SER, La Firma: Oma – Istán

VÍDEO: “Oma” de Oskorri

Hay un bosque, en el fondo de un valle, al norte, en el que todas las historias son posibles. Un bosque en el que el viento habla y la luz se dispone de otra manera, afianzando los colores con otra disposición. Se llega hasta él por dos caminos. El primero, bordeando una ladera, entreviendo como el valle se estrecha y ensancha allí abajo, salpicado de caseríos centenarios aquí y allá. El segundo, a través del propio valle, caminando a través de una naturaleza falsamente domesticada.

Al inicio, en el camino hacia el bosque, cuando se bifurcan el camino hay una cueva en la que el ser humano, como un boceto primigenio de lo que seríamos, vivió en la antigüedad, y en lo alto de esa misma montaña que cobija la cueva, una ermita, atalaya sobre el delta de una ría.

He visitado ese bosque en varias ocasiones y en todas ellas me ha transmitido sensaciones diferentes. Lo he visitado en diferentes épocas del año, desde el umbrío y lluvioso invierno hasta el verano cálido y luminoso. Siempre el mismo, siempre diferente.

De todas esas visitas, la que mejor recuerdo es la última, el año pasado en 2016, cuando acudí con mi hija Daniela, cinco años, por segunda vez. Según caminábamos le contaba historias de la mitología vasca, le hablaba de las lamias, esas bellas mujeres con pies de pato que se peinan con peines de oro y plata a la orilla de los ríos, le hablaba del basajaun, ese ser arcano, encargado de proteger el bosque y a sus habitantes, de barba poblada y figura antropomorfa, le hablaba de mari, la diosa de las tormentas, de las lluvias y de las nubes, que vive en tres cuevas a lo largo y ancho de Euskadi. Y Daniela jugaba a descubrir allí las lamias, a escuchar allá el silbido de basajaun a entrever arriba a Mari volando entre las nubes.

Y con estas historias en la punta de la lengua, salvamos los 4 kilómetros de distancia que nos separaban del bosque. Tras una ligera ascensión allí estaba, es fácil de reconocer, es el único bosque pintado que conozco, el Bosque Pintado de Oma, creado en XXX por el artista vasco Agustín Ibarrola. Una obra que integra naturaleza y arte en el llamado landart. Siempre he sentido una fuerte sensación en Oma, una convergencia de emociones. Por un lado, una inmensa fuerza telúrica, proveniente de la tierra, y por otro, algo más personal, que apela a mi interior.

Estaba allí, con ella, con Daniela, habíamos contado todas esas historias antiguas, teníamos ante nosotros un bosque único, y le dije… Daniela, ¿quieres abrazar un árbol? Me miró extrañada y dijo que sí. Allí fuimos los dos, escogimos uno pintado de tonos lilas y entre los dos lo abrazamos, luego se unieron dos amigas de Daniela, y allí estuvimos un rato, abrazados a un árbol del Bosque Pintado de Oma.

Confieso que ese gesto siempre me había parecido una fantasmada new age, pero hete aquí que me prendió una emoción diferente a otras, noté cómo aquel ser vivo me habitaba por un instante, me sentí más cercano, más próximo a la tierra, a la naturaleza.

Estuvimos un par de horas por allí, sacamos algunas fotos, nos tumbamos en el suelo, descubrimos las figuras escondidas en los árboles pintados. Pero en mí quedó prendido aquel abrazo para siempre.

El domingo participaré en una excursión para abrazar a un árbol, un árbol milenario que está herido de muerte, el domingo abrazaré al Castaño Santo de están y comprobaré cómo dos mundo, el Bosque de Oma, a mil kilómetros y este, son solo uno.

2 comentarios

  • Muchas veces quedamos aprisionados en nuestros conceptos, adquiridos en una civilización que se separó hace muchos, muchos años del sentir directo de lo Natural y resulta que a veces se abre una grietita entre el cemento armado de la razón y el concepto y de repente “sentimos” que todo está maravillosamente VIVO.
    Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>