12 MAY 2017. Cadena SER, La Firma: De la Sanidad Pública en Marbella

AUDIO: Cadena SER, La Firma: De la Sanidad Pública en Marbella

VÍDEO: Alanis Morissette, “Thak You”

Daniela, 5 años. Virus. Tres días de incontinencia estomacal. Como una peregrinación realizamos el circuito habitual en estos casos. Asistencia primaria en Leganitos, urgencias en Las Albarizas y, finalmente, urgencias en el Costa del Sol con ingreso hospitalario.

Si el personal sanitario es capaz de hacer lo que hace, atender con mimo, paciencia y cariño a la enferma en este caso y, por supuesto, a su padre y a su madre, diagnosticar, evaluar, valorar, recetar, curar el cuerpo y apaciguar el alma… Digo, que si el personal sanitario es capaz de hacer todo esto con los paupérrimos recursos que tienen, con las instalaciones obsoletas, con el personal mínimo… Qué no harían si se les dotara de más ayudas en todos estos campos.

Las urgencias de pediatría el domingo pasado en el Hospital Costa del Sol, nueve de la noche, más parecían una guardería que una sala de espera.  Aguardaban a ser atendidos cerca de 15 niños y niñas, con sus parientes correspondientes. Afecciones varias y diversas. Lesionados deportivos, accidentes domésticos, virus de toda calaña, alergias recurrentes. Una pediatra y una enfermera de urgencias pediátricas. Una pediatra y una enfermera para atender a 15 niños y niñas enfermas y a 30 padres y madres, ansiosos. Eran las nueve de la noche.

Tras la atención y las prescripciones médicas, salimos del hospital costa del sol frisando las dos de la mañana. Entretanto, Daniela, 5 años, había sido amorosamente atendida, certeramente diagnosticada, y situada en la senda de la recuperación. La pediatra que cerró la consulta llevaba trabajando desde las tres de la tarde, le era imposible saber a cuántos pacientes había atendido  en esas 10 horas de trabajo. Haciendo una cuanta matemática chusca… Si en cuatro horas había atendido a 15 niños y niñas, en cerca de once horas de guardia aproximadamente a  40. Tuvimos que volver 24 horas más tarde. La tónica era la misma. Dos noches de ingreso.

La Sanidad Pública es un bien preciado que deberíamos cuidar con mimo y detalle.  Personalmente casi me resulta un sortilegio saber que podrán atenderme a mí o a cualquier miembro de mi familia en cualquier momento  de manera eficiente, cercana y profesional.  Estos días lo he comprobado de nuevo con el bien más preciado que tengo en la vida, mi hija Daniela.

Rebelarse contra los recortes, no permitir una rebaja cuantitativa ni en la atención primaria ni en urgencias, no tolerar la reducción de personal encubierta, no consentir  el desgaste, la cesión, la amputación en la asistencia médica universal y gratuita. Rebelarse, rebelarse contra los recortes.

Porque si el personal sanitario es capaz de hacer lo que hace en su situación paupérrima actual, qué no harían si se les dotara de más medios.

A todos ellos y ellas, Leganitos, urgencias de las Albarizas, urgencias pediátricas de Costal del Sol, a todo el personal de la quinta planta del hospital, gracias, gracias por vuestra atención, siempre delicada, siempre atenta, siempre cariñosa con Daniela. Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>