ESCUCHAR La Firma de SER Marbella Costa del Sol: “Consulta Malaya”

VÍDEO: “Golpe maestro”, Vetusta Morla

Todo lo que rodea a la Operación Malaya posee una enorme carga simbólica que va más allá de las propias sentencias judiciales y se instala entre la ciudadanía de Marbella y de fuera como la ejemplificación de todo lo que no se debe volver a repetir.

La fuerza de esta simbología, por lo que Malaya representa, esto es primer ayuntamiento intervenido judicialmente, la socialización de la corrupción como modus vivendi, la especulación como mecanismo habitual de realizar negocios, todo esto debería alcanzar también a primero, exigir que se devuelva lo robado y, segundo qué hacer con lo robado devuelto.

Y es en esto último donde PP y OSP, partidos que forman el actual equipo de gobierno en Marbella, han dejado perder de manera totalmente intencional una oportunidad única de resarcir y empoderar a la ciudadanía y han orquestado un bluff de consulta en el que solo se puede decidir el orden de una serie de proyectos que ellos han presentado.

¿Cuál ha sido el criterio para escoger esos veinte y no otros? ¿Han sido razones técnicas, razones de oportunidad, obedecen a un modelo de ciudad, para quién y por qué son necesarios, por qué algunos de ellos se parecen sospechosamente a proyectos ya presentados por populares y sampedreños? Silencio.

Y si entramos en el mecanismo de voto elegido, eso ya sí resulta definitivamente sospechoso, ya que no se exige ningún tipo de registro, la misma persona puede votar todas las veces que considere oportuno desde diferentes dispositivos, además no solo pueden elegir entre estas propuestas los censados en la localidad, si no que cualquier persona, desde cualquier punto del planeta puede decidir en qué lugar de prioridad se sitúa uno u otro proyecto. Un auténtico despropósito.

Como decía al inicio, toda noticia relacionada con la Operación Malaya posee una enorme carga simbólica. Abrir un proceso de participación ciudadana real, donde los vecinos y vecinas que han sido expoliados por el gilismo durante más de una década, pudieran proponer y debatir qué se hacía con ese dinero devuelto por la acción judicial hubiera sido un colofón democráticamente perfecto. El pueblo decide qué hacer con lo que se le ha robado. Un ejemplo de justicia poética, un símbolo de honestidad y coherencia, frente al poder de la corrupción… Pero no, PP y OSP nos ofrecen migajas y pierden una oportunidad única de fortalecer la cohesión ciudadana frente al oprobio.

NO voy a entrar en el detalle de los 20 proyectos  presentados no para su elección, si no para su ordenamiento, porque entonces chocaríamos con las obligaciones que un ayuntamiento debe tener para con sus vecinos y vecinas sin necesidad de proceso selectivo, como por ejemplo arreglar determinadas calles.

Qué gran oportunidad perdida, oportunidad en la que Marbella podría haberse demostrado a sí misma y al mundo que ya es mayor de edad para decidir cuál quiere ser su futuro sin que le hiciera falta estar tutelada, de nuevo, por una serie de intereses que tampoco nadie desde el equipo de gobierno no ha explicado.

Se cierra así el episodio más oscuro de la ciudad, de nuevo todo envuelto entre tinieblas, oscurantismo y marketing, sin que los marbellos y marbelleras podamos decidir qué hacer con aquello que nos robaron.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>